sábado, 7 de febrero de 2015

Poema: 'Me desaprende la luz'



Me desaprende la luz,
borra con suave brisa
las palabras, el nombre
de la tarde, esta sed
que me alumbra
y me desgrana,
aquel acontecerse
de voces dormidas
tan cerca, tan delicadamente
mortales.
Me desaprende la luz,
quieta estancia de la noche,
bóveda del alba;
sin más,
sencillamente tú,
gasa de nada
que te sostiene
como mano tendida,
tacto sin roce
en la cercanía atroz
de la espera.

5 comentarios:

  1. Yo creo que el corazón del poema, querido ismael, es el verbo desaprender. Sugiere un tiempo de olvido y una voluntad dispuesta a comenzar de nuevo. Poema emotivo y preciso, siempre cualidades afines a la buena poesía.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía tiene tanto de precisión como de dudoso misterio, de búsqueda incesante en un camino son brújula con el solo objeto de ser, acaso, simplemente un hombre
      Un abrazo fuerte, José Luis, ya estoy deseando hincarle el diente a tu libro de aforismos.

      Eliminar
    2. La poesía tiene tanto de precisión como de dudoso misterio, de búsqueda incesante en un camino son brújula con el solo objeto de ser, acaso, simplemente un hombre
      Un abrazo fuerte, José Luis, ya estoy deseando hincarle el diente a tu libro de aforismos.

      Eliminar
  2. "En la cercanía atroz
    de la espera",
    cada tarde de otoño
    las horas se prolongan
    dilatadas en los rostros:
    todo me llega
    tristemente solemne.
    Cada tarde de invierno,
    los labios arden fríos
    sin un aroma de carmín:
    todo me llega
    tristemente azul.


    Aunque la luz nos "desaprenda", seguiremos adelante.
    ¡Fantástico poema, Ismael!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Qué gusto da leerte, Reme. Un abrazo afectuoso, como siempre.

    ResponderEliminar